Argentina, otra vez en el podio

7 09 2009
El plantel argentino con la satisfacción del deber cumplido.

El plantel argentino con la satisfacción del deber cumplido.

La selección argentina de básquetbol logró meterse nuevamente en el podio de una competencia internacional. Esta vez consiguió el tercer puesto en el torneo Premundial, jugado en San Juan de Puerto Rico. No es casualidad que el equipo nacional siga con su andar exitoso en cada campeonato en el que participa, porque aunque los nombres cambien, la identidad de juego no se modifica.

Ya hace diez años que el conjunto albiceleste mantiene el mismo estilo, independientemente de quiénes entren a la cancha. El juego de equipo por sobre las individualidades, la buena defensa como base para obtener un resultado favorable, el sacrificio y la humildad para enfrentar cada encuentro como si fuera la final de los Juegos Olímpicos son inalterables. Con esta fórmula, el seleccionado no baja del cuarto lugar en cada competencia que juega desde 1999.

En esta ocasión hubo problemas en la preparación y el nivel del equipo no apareció en los primeros partidos. Sin embargo, la actitud y la mentalidad ganadora nunca faltaron. Además, se notó que los jugadores fueron tocados en su orgullo. Luego de arrancar el torneo con dos derrotas y cuando la mayoría los daba por muertos, reaccionaron en el momento justo. Cuando la situación era límite, apareció el equipo y se hilaron cinco victorias consecutivas.

Más allá del buen funcionamiento como conjunto, hay que destacar a Luis Scola, líder argentino y goleador del Premundial, Pablo Prigioni, excelente conductor y máximo asistidor de la competencia y Federico Kammerichs, de notable aporte en defensa y mejor porcentaje en tiros de tres puntos del torneo.

Para el año que viene se espera que vuelvan al seleccionado Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y hasta Walter Herrman. Igualmente, hay que ir acostumbrándose a despedir a los jugadores de la generación dorada y tener paciencia para que se produzca el recambio lógico. Si la filosofía y el compromiso de mantienen, Argentina permanecerá en los primeros planos del básquetbol mundial por muchos años más.

Por Pablo Gallardo

Anuncios