La resurrección de Clijsters

14 09 2009
b_0913_Clijsters35

Clijters otra vez en los primeros planos

 

¿Quién lo iba a suponer?, ¿Quién lo iba a imaginar?, ¿Quién iba a saber que una jugadora que no tocaba una raqueta desde hace dos años volvería a jugar al tenis y encima lo haría de la mejor forma?. La verdad es que las opciones no eran muchas: el temor por fracasar ante el regreso era su peor fantasma, además las jugadoras de la actualidad muestran un nivel de juego cada vez más alto, lo que hace al tenis femenino muy competitivo. Claro que en el corazón de una verdadera campeona, el espíritu deportivo y las ganas por seguir haciendo lo que más le gusta siempre persisten. Todo un ejemplo.

Luego de haber sido madre y de ausentarse de los courts por más de dos años, alguien le dijo que si volvía, seguramente, lo iba a hacer de la mejor forma, incluso y por qué no hasta podía soñar con el número uno, puesto que había alcanzado en 2003.

Así fue como poco a poco Kim Clijsters, comenzó a entrenar poniendo su cabeza en el Abierto de los Estados Unidos 2009.  Lo iba a intentar, total no perdía nada.

Llegó al Us Open a través de una invitación que le hizo el torneo. Si duda, era una atracción más para el Gran Slam de los miles de dólares. El público quería reencontrase con Clijsters y ella quería lo mismo con sus fanáticos. En cada partido que jugó, demostró porque es una jugadora diferente a muchas. Su derecha, el saque, la flexibilidad y su potencia estaban intactos en cada pelota que jugaba. A esta altura era una gran candidata al título, pero avanzaba en silencio. Mientras los ojos de miles se desviaban hacia la bella Maria Sharapova, hacia la temperamental Dinara Safina, actual líder del circuito femenino o hacia las hermanas Williams, siempre candidatas en cada torneo en el que estén presentes, la belga se desempeñaba de la mejor manera cada vez que saltaba a la cancha y sus oponentes iban quedando en el camino.

Tan bien jugó, que en un abrir y cerrar de ojos se encontró disputando una nueva final de un Grand Slam.  Su rival esta vez fue Caroline Wozniacki, una joven danesa de 19 años, de muy buenos golpes y con un futuro más que progresivo.

El partido fue muy parejo en el primer set, que terminó 7-5 a favor de Clijsters. Ya en el segundo parcial, la belga supo hacer la diferencia a la hora de quebrar el saque de su rival y a base de un buen tenis, plasmado en su sólides desde el fondo de la cancha y de un saque que la ayudó en todo momento, lo ganó por 6-3 y de esta forma se coronó por segunda vez en el abierto estadounidense.

Cabe destacar que nunca una jugadora con wildcard o invitación había conseguido el título. Además desde 1980 que una jugadora siendo madre no ganaba el torneo. Todo un logro.

El debate ya está instalado, ahora habrá que ver hasta dónde es capaz de llegar esta jugadora que parecía retirada pero que con esta actuación demostró que está en carrera para ser número uno del mundo. Sin dudas esta fue la resurrección de Clijsters.

                                                                                                                                                                                Por Pablo Maycock

Anuncios