Hernández, el mago de Los Pumas

28 11 2009

“Juan Martín Hernández es el mejor jugador del mundo”. De esta manera, Marcelo Loffreda, ex director técnico de la selección argentina de rugby, define al jugador formado en el club Deportiva Francesa. Al parecer, el entrenador no es el único que piensa así, ya que el rugbier no para de recibir elogios cada vez que pisa una cancha.

Juan Martín Hernández nació en 1982 y a los cuatro años ya jugaba con una pelota ovalada, por lo que no sorprende el nivel de juego que muestra en la actualidad. Toda su familia respira rugby y se lo inculcaron de pequeño. “Desde que mi mamá me tenía en la panza ya me paseaba por el club. Desde muy chico el rugby es parte importante de mi vida”, afirma el apertura.

Con sus 27 años, “Juani”, como le dicen sus allegados, ya cuenta con dos títulos en la liga francesa, obtenidos con el Stade Francais en 2003 y 2007, y con el tercer puesto conseguido con Los Pumas en el Mundial de Francia 2007 como logros más relevantes. Además fue considerado el mejor jugador de la liga gala en los últimos dos años.

Su velocidad mental y física, la precisión de sus patadas y el manejo del ritmo de los partidos lo convierten en un mago del rugby. Sin embargo, si bien Juan Martín es puro talento, también pone sus 188 centímetros y sus 90 kilos al servicio del equipo a la hora de rasparse. Según él, la frase que más recuerda durante los partidos es: “Las canchas no se ensucian con el sudor, se bañan con sangre”.

Stephen Jones, prestigioso periodista galés, escribe una columna de rugby en el diario inglés Times y durante el año pasado realizó un ranking de los diez mejores aperturas de la historia de este deporte. Incluyó a Hernández en el primer lugar, ya que considera que “el argentino vino de otro planeta”.

Por Pablo Gallardo