A por ellos

20 09 2009
Nadal no jugó pero igual apoyó a sus compañeros

Nadal no jugó pero igual apoyó a sus compañeros

 

Una más y van… Es así, aunque cueste reconocerlo, España está otra vez en una final de Copa Davis. El equipo capitaneado por el ex tenista Albert Costa se metió por segundo año consecutivo en la instancia decisiva de este torneo y ahora irá en busca de su cuarta Davis en diez años. Todo un record.

La armada española, integrada en esta ocasión por David Ferrer, Tommy Robredo, Juan Carlos Ferrero y Feliciano López (Rafael Nadal estuvo ausente por una lesión abdominal) venció fácilmente a su par de Israel por 4 a 1 en Murcia, sobre polvo de ladrillo, superficie que favorece ampliamente a los locales y ahora espera por República Checa, quién en la otra semifinal derrotó por el mismo marcador a Croacia, jugando como visitante, también sobre arcilla.

Por el lado de los checos, verdugos de Argentina en cuartos de final, avanzaron a su primera final desde que se separaron de Eslovaquia (Checoslovaquia fue campeón en 1980). También hay que destacar que el principal sostén del equipo son la dupla que componen Radek Stepanek y Tomas Berdych, sus mejores jugadores y quienes se potencian mucho más de lo habitual cuando juegan Copa Davis. Seguramente que si uno de ellos de se lesiona o no puede estar presente por algún otro motivo, es casi un hecho que no consigan ganar.

La ansiada final para ambos países será entre el 4 y 6 de diciembre en España, aunque aún no se sabe la localidad en la que jugarán. Se habla de Madrid, Barcelona, Valencia y Malaga entre otras sedes. Lo que si es seguro es que la superficie de juego será polvo de ladrillo, claramente favorable a los españoles.

Todo estará por verse en un par de meses. Pareciera que nada ni nadie podrán impedir que España levante nuevamente la ensaladera de plata. República Checa, a priori el perdedor, intentará lograr una hazaña en tierras españolas. Difícilmente lo consiga, pero soñar no cuesta nada.

                                                                                                                                                                                      Por Pablo Maycock

Anuncios