Vélez, a 15 años de la gloria

12 09 2009

  

http://galeria.velezsarsfield.net/v/campeonatos/

 

El 31 de agosto de 1994, Vélez Sarsfield se coronó campeón de la Copa Libertadores de América, al vencer a San Pablo en tierras brasileñas. Posteriormente, el 1 de diciembre, conquistó la Copa Intercontinental, derrotando al Milan en Tokyo. A 15 años de sus éxitos más resonantes, se entrevistó a Raúl Gámez, quien era vicepresidente del club y presidente del fútbol amateur de la institución de Liniers durante ese año de gloria.

– ¿Como vivió ese año de tantos éxitos para Vélez?

– Lo viví intensamente. Fue un año de gloria espectacular, sobretodo por la Copa Libertadores,  que me dio mucha alegría, porque fue muy difícil debido a la cantidad de partidos. En la final en el Morumbí con San Pablo, con  un marco imponente de gente, Vélez pudo conseguir su cometido con mucha guapeza.  Es uno de los logros que más felicidad me dio. La Intercontinental fue posterior a ese título y fue la consecuencia de ese triunfo. Por supuesto que me provocó una alegría enorme, pero después del Nacional de 1968,  la Libertadores fue el título que más disfruté. Además, situó a Vélez en un lugar de privilegio en el fútbol.

– ¿Qué virtudes puede resaltar de aquel equipo?

– La personalidad, la hombría. Era un equipo determinante.  En cualquier lado que jugaba, iba con una tranquilidad total. Había  grandes jugadores preparados para conseguir grandes logros deportivos. Aunque algunos se destacaron más que otros, valoro a todos por igual.

– ¿Cómo definiría a Carlos Bianchi, el director técnico del conjunto de Liniers durante esos años?

– Carlos Bianchi es alguien que llegó a Vélez para llevarlo por el mejor camino. Para nosotros es un prócer. El y su cuerpo técnico fue algo maravilloso que nos sucedió.

– ¿Cómo fue el proceso de formación del equipo? ¿Hubo una decisión a nivel dirigencial de apostar a las inferiores?

– Primero se empezó comprando jugadores porque al equipo le faltaban refuerzos. Así llegaron José Luis Chilavert,  José Basualdo, Flavio Zandoná, Roberto Trotta, Víctor Hugo Sotomayor y Walter Pico, que en un comienzo trabajaron con Eduardo Luján Manera, el técnico anterior a Bianchi. Esa base de futbolistas nos permitió buscar en el fútbol amateur a otros chicos, en donde estaba el futuro, para completar el plantel.  Se apostó a jóvenes, como una solución deportiva y económica.

– ¿Siente que San Pablo y Milan subestimaron a Vélez, en las finales de ambas copas?

– Las dos veces nos llegaron a subestimar. San Pablo pensó que Vélez no podía arrebatarles el título y que iba a ser su tercero consecutivo. El técnico de Milan también tuvo palabras muy soberbias e irónicas con nosotros. Ambos dieron por ganado los partidos antes de jugarlos.

– ¿Cómo influyeron los triunfos a nivel económico y político para el club?

– Vélez quedó bien instalado porque era un producto atractivo para la televisión. Nos permitió ganar más dinero por los derechos televisivos y además se incrementó la cantidad de socios. Por otro lado, hubo que hacer una compensación a los jugadores, que  tuvieron aumentos de primas y sueldos por los logros conseguidos. El club sacó más dinero por la publicidad de la camiseta y la venta de la estática. Fue una apuesta en la que se puso en riesgo lo económico, pero por suerte salió y se vieron los resultados en el futuro.

– ¿Cree que el plantel actual puede aspirar a logros similares a los del equipo de 1994?

– Este equipo actual también es de hombres. Estoy convencido que nos puede dar muchas más felicidades, siempre y cuando se mantengan los jugadores. Es una época difícil debido a que los equipos europeos se fijan en el fútbol argentino para comprar futbolistas.  Es difícil retenerlos. La conducción desproporcionada de la AFA, con falta de capacidad para defender los intereses de los clubes, nos lleva a veces a vender a jugadores cuando no queremos.

 

Por Pablo Gallardo

Anuncios