Un “pecho” inflado de triunfos

6 12 2009

La trayectoria de la sensación cordobesa

José María “Pechito” López es uno de los máximos exponentes que ha dado el automovilismo argentino en esta última década. Fanático de los “fierros” desde muy pequeño, el cordobés, que seguramente participará en la Fórmula1 a partir del año próximo, acaba de lograr el bicampeonato de TC 2000 y ahora va por las otras dos coronas de las categorías nacionales más importantes (TC y Top Race V6 ), algo que ningún piloto ha podido conseguir hasta el momento.

“Pechito”, quien heredó el apodo por su padre Osvaldo “Pecho” López, nació el 26 de abril de 1983 en la localidad cordobesa de Rio Tercero. Su pasión y afición por los autos lo llevaron a tener que viajar a Europa en 1998 a competir en Kartings con tan sólo 14 años. Tras buenas actuaciones en esa categoría, en 2001 pasó a competir en la Fórmula Renault 2000 y al año siguiente ingresó al equipo CRAM y se adjudicó el Campeonato Italiano de Fórmula Renault 2000.  

En 2003, tras lograr el Torneo de Fórmula Renault V6 Europea, el equipo Renault de Fórmula 1 lo convocó para incluirlo en un programa de desarrollo de jóvenes pilotos. Luego de buenas demostraciones, la escudería Minardi lo invitó a probar su F1 durante dos días en un circuito italiano.En 2006 dejó de formar parte del equipo de pruebas de Renault F1, luego de un exitoso andar de cuatro años. Un año más tarde regresó a la Argentina, en donde compitió por primera vez en el Turismo Competición 2000 (TC 2000) integrando el equipo Honda Racing a bordo de un Honda Civic. En 2008 López obtuvo el campeonato de esa categoría con cuatro victorias y ocho pole positions.

Para el 2010 está prevista su participación en la Fórmula 1  en el equipo USF1, que hará su debut en la máxima categoría del automovilismo mundial, lo que implica todo un desafío para “Pechito”. Ahora solo resta seguir de cerca los pasos de este piloto que dejó de ser una promesa para transformarse en una realidad.                                                                                                                                                                      

Por Pablo Maycock

 

Anuncios