Entrevista al candidato oficialista granate

12 11 2009

Interesante mano a mano con el directivo

 “En el 2012 sueño con tener todas las obras terminadas y con la Copa Libertadores”

Nicolás Russo, vicepresidente del Club Lanús, detalla y comenta sus proyectos como posible titular de la entidad deportiva a partir de diciembre de 2009. Por otro lado, explica el crecimiento institucional y recuerda las alegrías y angustias deportivas vividas como hincha y dirigente.

 

      Sede Social del Club Lanús, ubicada en la Avenida 9 de Julio al 1680, en la homónima ciudad del conurbano sur bonaerense. Subiendo por unas escaleras se accede al piso en donde trabajan los principales directivos de la entidad deportiva. En una de las oficinas se encuentra Nicolás Russo, vicepresidente granate. “Mi ídolo de todos los tiempos es el defensor Gabriel Schurer, quien ha sido un gran referente”, señala con una sonrisa en su rostro Russo. Enseguida se pone serio para encarar la entrevista. Rodeado por la Copa Conmebol ’96 y el trofeo Apertura ’07, los máximos logros futbolísticos conseguidos en la historia y mientras la cinta del grabador empieza a correr,  el principal candidato a dirigir la institución a partir de diciembre del 2009  accede a responder sobre proyectos futuros y  rememorar experiencias vividas como fanático y dirigente.

Muchos directivos de un equipo de fútbol han vivido historias y vivencias como hincha que han quedado grabadas en lo más profundo de su corazón. Algunas han sido alegres y otras tristes. “Haber jugado en la C fue algo terrible”, destaca Russo, quien sufrió la etapa de Lanús sumergido en la tercera categoría del fútbol argentino a fines de los ‘70.

– ¿De qué forma se hizo hincha del club Lanús?

– Del club me hice hincha desde muy chico. Mis viejos habían venido de Italia y jamás pisaron una cancha de fútbol. Fue de forma natural, ya que nadie me lo inculcó. Era el equipo de la zona y uno lo aprendió a querer.

– ¿A qué edad comenzó a ir a la cancha, es decir, a seguir al equipo?

– A los 13 años empecé a concurrir a ver los partidos. Me tocó una época difícil, cuando el club militaba por la división C y la B. Iba con amigos. Hasta los 17 años sólo concurría cuando Lanús jugaba de local.

– ¿Qué recuerdos le han quedado de esa época tan diferente a la que vive hoy Lanús?

– Fue una época muy dura. Haber jugado en la Primera C fue terrible. Al club le costó tres años reponerse de ese golpe. Había que visitar lugares que no tenían tribunas, ni vestuarios para que los jugadores pudieran bañarse. El recuerdo más doloroso de esos años fue el descenso con Villa Dálmine en el desempate por el descenso a la C (1978).

 

“Nunca había soñado con ser dirigente”,  revela Russo. El motivo que lo incentivó a ocupar un cargo en el club fue la frustración del ascenso perdido a la primera división en  la temporada 1988/1989 ante Chaco For Ever. “Es ad honorem lo que hacemos”, destaca el vicepresidente, quien ha dedicado gran parte de su vida a tratar de ayudar a la institución granate.

– ¿Cómo hizo para sacar el fanatismo hacia el club en su rol como directivo?

–  Tras la desazón del ascenso perdido,  quería darle una mano al club.  No me costó el trance de hincha a dirigente. Cuando ocupas ese rol  no podes ser fanático.

– Sin embargo, usted tuvo un pequeño incidente con la relación directivo- fanatismo, ya que como dirigente había acusado al árbitro Horacio Elizondo de haber  perjudicado intencionalmente a Lanús por ser hincha de Banfield…

-(Sorprendido) Sí, es verdad. Forma parte de la experiencia que te va dejando este rol. A mi entender, Elizondo nos  había perjudicado en varios partidos. En un encuentro con Chicago (2002) hubo una serie de fallos que me pusieron muy nervioso y, por eso, había echo esa declaración. Después, tuve que rectificarme por lo que dije.

– ¿Cuáles han sido los puntos claves para haber llevado al club a este presente?

En primer lugar, no hubo empresarios adinerados vinculados con este proyecto. Antes de bajar a la C habíamos tenido un presidente llamado Francisco Leiras, que no era hincha del club y que tenía como objetivo ser gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Como poseía mucho dinero, nadie le puso un freno a esta persona. Leiras contrataba a los jugadores y les pagaba cifras altísimas. En 1976, Lanús ascendió a Primera A, pero él se fue. Había fundido la empresa Sasetru, que le aportaba dinero a este individuo. Leiras trajo en total 44 jugadores profesionales con sueldos altos. Eran imposibles de pagar. El club estaba plagado de deudas y en dos años descendimos dos categorías. Habíamos quedado arruinados. En la actualidad, a Lanús lo conducen sus socios, nadie toma decisiones por su cuenta. Si bien uno es el responsable por ser dirigente, también le pregunta a los asociados la opinión sobre las medidas que se van a tomar. A través de un proyecto, que primero puso énfasis en pagar las deudas, el club está permanentemente en obras y sacando jugadores. Se basa en puntos sólidos. Todos tiramos para el mismo lado. Queremos una institución seria y ordenada.

– ¿Cuáles han sido los fundamentos para haber destacado a Miguel Ángel Russo como un técnico que ha contribuido con el crecimiento del club?

-Así como en 1979 comenzó una nueva historia para el club, con los cambios administrativos e institucionales, en el ámbito del fútbol hubo un antes y un después con Russo, ya  que nos cambió la mentalidad a los dirigentes en cómo manejar un club de primera división. Nos enseñó muchos secretos de este deporte.

-Luego de los años complicados del club, ¿cómo vivió los dos títulos que ha conseguido Lanús en su historia reciente (Conmeblol ’96 y Apertura ‘07)?

– Fue algo especial, porque en ambos campeonatos estaba como dirigente. La Conmebol fue el primer título a nivel internacional del club. La repercusión que causó en el país fue algo increíble, aunque no tuvo punto de comparación con el campeonato local. La ciudad de Lanús tendrá más de 600 mil habitantes, los cuales serán 150 mil hinchas de Lanús. Sin embargo, todos esos individuos salieron a la calle a festejar ese logro. A la semana de ese campeonato, me tocó viajar a Italia y en ese país también sabían que nuestra institución había salido campeón en la Bombonera. Fue una experiencia inolvidable e importante. Para lo jóvenes, hoy ver al conjunto granate en Primera es algo normal, pero al repasar la historia, el mayor período de tiempo de Lanús que había estado en esta división había sido 18 años (1931-1949); tuvieron que pasar 60 años para que ese logro se repitiera. Ganar un título de primera división de la forma en que ganó, es decir, con jugadores del club, con superávit económico y los premios pagados sin ningún tipo de inconveniente fue algo inigualable.

– En su etapa como directivo, ¿el momento personal más crítico  que le tocó vivir fue cuando estuvo a punto de renunciar como vicepresidente producto del abucheo de algunos simpatizantes, luego de la obtención del Apertura 2007?

– No. Recuerdo un día que habíamos perdido con Rosario Central 6-1 y me insultaba toda la cancha. Como dirigente estoy preparado para recibir las críticas y silbidos. Sin embargo, esa situación que mencionas me tomó por sorpresa, ya que en el festejo del campeonato había 9 mil personas (celebrado en el estadio de Lanús) y que unos 50 hinchas me silbaran, me molestó. Aunque uno sabe que todo el mundo no te puede querer, no me gustó que los otros no me hayan salido a defender. En consecuencia, decidí presentar la renuncia. En ese momento, recibí llamados  de apoyo de todas partes. Gente que no conocía se acercó hasta la puerta de mi casa a agradecerme por el campeonato y a pedirme que siguiera en el cargo. En una reunión de comisión directiva, más de 500 personas se acercaron al club a solicitarme que no renunciara. Asimismo, conté con el apoyo de mi esposa, mis tres hijos y mis amigos.

 Luego de ese momento que soportó a fin de 2007, Russo tomó otra decisión. “No solo opté por quedarme, sino también decidí que sería candidato a presidente en 2009”,  relata el directivo granate, quien pretenderá seguir con la etapa de crecimiento que ha vivido  el club  en estos últimos años.

– ¿Cómo ha vivido los apoyos de las agrupaciones políticas del club y de Alejandro Marón,  presidente de Lanús?

– Que cuatro de los cinco movimientos (Lanús Campeón, Alternativa Granate, Cruzada Renovadora y Agrupación Unidad) políticos me hayan apoyado sin ningún tipo de condición o exigencia, con el respaldo a este proyecto, es un orgullo enorme. Con respecto a Marón, no esperaba otra cosa de él, ya que tenemos una excelente relación y venimos trabajando juntos desde hace 9 años.

-¿Qué proyectos piensa desarrollar en caso de que gane?

– El primero será comprar una propiedad para hacer el colegio Secundario, que tendría que estar finalizado para el 2012. De esta forma, los chicos que concurren actualmente a la primaria  van a poder continuar en la institución. La segunda consistirá techar la tribuna local. En tercer término, se modificará la platea oficial, en la que se construirán cincuenta palcos, se elevará el techo, se instalarán dos ascensores, se harán vestuarios nuevos, consultorios médicos, una sala de conferencia de prensa, una confitería para los socios, baños con hidromasajes y un stand con merchandasings y artículos del club.  En cuarto lugar, se harán nuevos los vestuarios y sanitarios del polideportivo. Por último, queremos adquirir algún predio en la zona de Lanús oeste para difundir más al club en ese lugar.

– Si Lanús llegara a clasificar a la próxima Copa Libertadores, ¿seguirá con la política de apostar a los jóvenes  o traerá refuerzos para sumar al actual plantel?

– Pensamos continuar con la misma política de apostar a los jóvenes. A lo sumo traeremos dos o tres refuerzos para afrontar ambos torneos (el local y el continental), pero no más que esa cantidad.

 “En el 2012 sueño con tener todas las obras terminadas y con la Copa Libertadores”,  añora  el candidato oficialista sobre el futuro de Lanús dentro de tres años, en caso de poder estar al mando de una posible presidencia. Con seriedad, trabajo y dedicación, Russo tendrá como objetivo principal seguir con el proyecto que  ha encarado la institución granate desde hace tiempo y, en consecuencia, constituirla no sólo como un grande de la zona sur, sino como la institución deportiva modelo de Argentina.

Por Maximiliano Espejo

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: