Reflexión sobre la farandulización del deporte

16 10 2009
Cristian Fabbiani, un referente de la farandulización del fútbol.

Cristian Fabbiani, un referente de la farandulización del fútbol.

El periodismo deportivo cada vez se ve más influenciado por los medios que se dedican a cubrir cuestiones superficiales y frívolas. Paulatinamente, el enfoque se transformó y se centra en la vida extradeportiva de los atletas.

      Ya no resulta extraño que los medios de comunicación prioricen el rating por sobre los contenidos. Es muy lógico, puesto que los diarios, las revistas, las radios y los canales de televisión también son empresas y tienen que subsistir.  A su vez, esta circunstancia originó que el periodismo deportivo comenzara a tomar en cuenta aspectos de los atletas que antes eran dejados de lado, ya que no formaban parte de su vida pública.

     Actualmente pueden encontrarse pocos programas o publicaciones en las que se analice el juego en sí mismo. Al parecer la técnica, la táctica, la estrategia y los resultados obtenidos con cada una de ellas importan cada vez menos. Hoy lo relevante son las declaraciones explosivas en las conferencias de prensa post partido, los supuestos malestares entre jugadores y las salidas nocturnas. De ello se desprende que cualquier persona que tenga cinco minutos de aire o un pequeño espacio en un medio gráfico opine sobre el deporte y, su vez, muchos periodistas deportivos analicen, festejen o critiquen los actos privados de los protagonistas.

     Está claro que la prensa deportiva se ve invadida por intereses y presiones que anteriormente no soportaba, pero también es cierto que ayuda a la farandulización del deporte. Ya no se puede responsabilizar a una sola de las partes, sino que tanto el periodismo deportivo como los medios que generalizadamente se denominaron “televisión basura” formaron un círculo vicioso en el que se alimentan unos a otros.

     De esta manera, las noticias sobre los deportistas famosos pueden aparecer en programas como “Intrusos en el espectáculo”, encabezados por Jorge Rial o “Los profesionales de siempre”, comandados por Viviana Canosa. Hay que replantearse si los deportistas ganaron popularidad por sus actuaciones dentro de las canchas y luego se entrometieron en su vida privada o viceversa. Es una pregunta que debe realizarse todo el periodismo y la respuesta debería estar basada en la ética profesional.

Por Pablo Gallardo

Anuncios

Acciones

Information

One response

17 10 2009
Xavier

Sólo el fútbol es un escándalo. Rara vez se ve a deportistas de otras disciplinas meterse en el quilombo de la farándula… por supuesto que hay excepciones como los jugadores de NBA, entre otros… pero los menos. Pero el mayor escándalo siempre finaliza en el mismo lugar: el fútbol y “farandulero”.
Esta bárbaro que los tipos aprovechen la fama que les da el deporte, pero algunos se pasan, y cada vez están peor.
Todavía no se dan cuenta, caso Fabbiani, que los medios un día te ponen en lo más alto y al otro día te destruyen, no sólo tu persona sino lo que construyeron como atletas. En muchos casos les falta cerebro, por eso terminan como terminan.

Buena nota.
Buena reflexión. Bien Pablete.
Buen blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: